miércoles, 26 de enero de 2011

.

Cáncer


Metástasis


Sin tratamiento


Dolor



Dolor 



más dolor



 MUERTE



jueves, 20 de enero de 2011

soñando en un sueño soñé...

Soy una dormilona. Muchos piensan que duermo por cansancio, porque estudiar me agota, porque soy una perezosa o simplemente porque me encanta dormir. Nadie se imagina la verdadera razón por la que últimamente el sueño está tan presente en mi día a día.
Realmente la fuerza de atracción que ejerce esa cama sobre mí es gigantesca. Inercia. Únicamente duermo para compensar la ausencia que enfría mi GRAN cama. ¿Compensar? ¿Durmiendo? Sí, durmiendo. 
Me acurruco en los brazos de Morfeo mientras respiro su aroma impregnado en esa pequeña almohada que tiene un lugar privilegiado entre las demás. 
Muchas veces temo acabar con ese olor por respirarlo con tanta fuerza, por lo que detengo mi respiración temerosa. La reanudo lentamente inhalando con suavidad, dejando que el perfume penetre lentamente en mi nariz, estimule mi pituitaria y se recree en mi cerebro invocando imágenes, recuerdos, sabores, colores, sensaciones y como no, esa sonrisa.


A falta de juguetes buenos son olores.

miércoles, 19 de enero de 2011

Iratxo




tu el último aliento de un grito de agonía que pierde la fuerza por la boca

tu el primer deseo con el que me quedo la primera línea de mi fuego

tu del ombligo a los pies y mi camino para recorrer

que no tengo miedo a caer si estás a mi lao

tu el desplante que confirma la regla que nadie conoce

y arremangando las faldas que los vientos vienen fuertes

y el amanecer...

con la sabia bruta de la entrepierna de la vida

y una cama y un ladrido que se oiga cuando la vida te folla y te deja solo después de latir al son de lo que marca

y un discurso y una boca pa morderte la lengua mientras te pierdo y me quedo solo




 ...de concierto...


martes, 18 de enero de 2011

Un mundo feliz

- Se libraron de ellos. Sí, muy propio de ustedes. Librarse de todo lo desagradable en lugar de aprender a soportarlo.
"Es más noble soportar en el alma las pedradas o las flechas de la mala fortuna, o bien alzarse en armas contra un piélago de pesares y acbar con ellos enfrentándose a los mismos..."
Pero ustedes no hacen ni una cosa ni otra, ni soportan ni resisten, se limitan a abolir las pedradas y las flechas. Es demasiado fácil.



Una loca historia sobre locos contada por un loco. Tendrá que hacerte pensar.



Un mundo feliz - Aldous Huxley





martes, 11 de enero de 2011

Luz oscura

- Dejemos el Corán y hablemos del bien y del mal. Yo no creo que ningún ser humano tenga derecho a humillar, torturar, hacer cualquier tipo de daño, el que sea, a otro ser humano. Desgraciadamente son demasiadas las ocasiones en que los hombres nos comportamos como auténticas alimañas con otros hombres, y todo porque no piensan como nosotros, porque no comparten el mismo credo y rezan de manera diferente o no rezan, porque quieren vivir de una manera distinta a como creemos que se debe vivir...En fin, son muchas las cosas que nos irritan y separan de los demás y, sin embargo, ninguna de ellas es de verdad una causa que justifique que hagamos el mal.

Pongámos que tú maltratas porque pretendes castigar una ofensa de tus enemigos, o maltratas a tu esposa porque no ha sido diligente, o mientes para no sentirte humillado ante tu comunidad. Cualesquiera de estas cosas son intrísicamente malas. La cuestión está en dominar el mal que llevamos dentro, luchar contra él a lo largo de la vida, intentando que no nos dirijan los demonios, sino que seamos nosotros los que los dobleguemos.


La sangre de los inocentes

miércoles, 5 de enero de 2011

Cuando los suspiros se vuelven agua

El gris de la mañana lo inunda todo pero tú, ni te percatas de ello. Al contrario que otros días, en los cuales ese color anodino y monótono rebajaba tu ánimo al nivel del suelo dibujando, a su vez, una línea inexpresiva dónde antes había una sonrisa. Pero hoy no.

Cambias todo por una mirada sostenida, una sonrisa a medio hacer, un cristal empañado en el que dibujar una ventanita a través de la cual miras un mundo que no nos pertenece.

Yo me quedo aquí, que no quiero salir.



Arañándote la espalda y mordiéndome el labio.