miércoles, 25 de mayo de 2011

Él



   Cuando toda la ciudad duerme o al menos creemos que es así,  llueva, nieve, granice, haga calor, sea verano, invierno, otoño o el polen cubra las aceras él está ahí. Cuando la oscuridad se ve interrumpida por luces de farolas marcando el camino, silencio y tranquilidad; él continua impasible con su ritmo continúo. No frena pero tampoco se acelera. No le impone la ausencia de luz y aún menos la soledad, incluso se cree más brillante. Su autoridad se mantiene aunque ya no sea obedecido por nadie. Su figura no se inmuta ante ningún estímulo, permanece intacta, inamovible ante cualquier tentación. 
Esta noche le he observado a sabiendas de que no cambiaría nada mi presencia. Desde lo alto de mi ventana le he visto, él sabía que estaba ahí. No me ha mirado. Estaba solo, como todas las noches. Sumido en su rutina constante. Atrapado en ese complejo circuito que lo dirige sin él quererlo ni ser partícipe.
Siempre actúa del mismo modo, se sitúa quieto en el borde de la acera, desaparece de repente y vuelve a resurgir de la nada. Es un gran dictador. Con su imagen y su aura hace que todos se queden paralizados ante él. Aquellos  que tienen  valor para retarle en un pulso y desobedecen sus normas implícitas, saben que el riesgo les acompaña por unos minutos. Saben que se encuentran a la merced de la suerte. Él les ha avisado. ¿Qué más puede hacer?
Algunos le buscan, otros le encuentran, todos le hemos visto pero nadie se fija en él. Le vemos pero no le observamos. Le entendemos pero no profundizamos. Siempre está ahí y si algún día falta nos jugamos la vida. Nos sentimos perdidos, obligados a arriesgarnos y no poder justificar nuestra caída si sucediera.
Él es un pequeño hombre, lleno de prohibición, rojo de ira por encontrarse encerrado en su cuadrilátero. Sabe que nunca saldrá de él, que no podrá recorrer los diversos caminos que le rodean. No tendrá un destino, pues su trayecto empieza y termina entre cuatro esquinas.




Así es él.











jueves, 19 de mayo de 2011

Es el momento



Es el momento de actuar, desde Madrid o cualquier ciudad. Reivindica tus derechos y protesta por tanto abuso desde el poder. Muévete. No somos anti sistema, somos anti este sistema.
Lucha por tu presente construye tu futuro.

Vota, no te abstengas es tu derecho y debes ejercerlo, vota a partidos minoritarios en respuesta al bipartidismo corrupto.

lunes, 16 de mayo de 2011

There's a blaze of light in every word



La raya tintineante del cursor no paraba de parpadear, no sabía por dónde empezar. No existía palabra alguna que describiera su sentimiento en ese momento. Puede que ni siquiera supiera cómo se sentía. Su cerveza, su cigarro, el ruido del tráfico nocturno y sentada al borde del balcón, el viento le azotaba el pelo. Tenía ganas de comerse el mundo, y algo más que el mundo como  no… a él. Otras veces el aburrimiento la invadía, quería gritar y notar como el sol quemaba su piel. Recordaba tiempos tan lejanos ya, sensaciones que un día experimentó y la convirtieron en lo que hoy es. Sentía soledad hallándose rodeada de tanta gente, extrañaba a cantidad de personas. La melancolía se unía a la impotencia diluyéndose con la satisfacción y la felicidad convirtiéndola en un hervidero de éxtasis incomprensible. Una imagen la llenaba por completo la cabeza, azul y blanco encima, verde debajo, un muro y una sintonía.

Tal vez inefable fuera la palabra que busca. Tal vez no la encuentre nunca. Tal vez la invente.
Tal vez.