miércoles, 22 de febrero de 2012

Día 3

Falsa alarma.
Hoy cuando el corazón me daba un vuelco precipitándose por el alféizar de mi ventana se paró de golpe.
No era ella.
Por su ventana ha brotado una cabeza de mujer pero no era ella.





.

No hay comentarios: