martes, 14 de febrero de 2012

Día 4

Es genial. Sólo puedo ver su trasero tapado por un minúsculo culotte negro, el resto lo deja a la imaginación. Se mueve hipnóticamente al ritmo de una música que no llego a escuchar.
Está en éxtasis. Menea su melena, acaricia su espalda y ¡oscuridad!




.

No hay comentarios: